blog sobre endocrinología y nutrición del Hospital General Universitario de Valencia

Las golosinas son una tentación difícil de resistir, sobre todo para los niños. Y eso es debido a su alto contenido en azúcares simples.  Éstos son de absorción rápida y sólo aporta calorías “vacías”, es decir ningún tipo de nutrientes. Favorecen el exceso de peso y la obesidad. Además este tipo de hidratos de carbono simple provocan caries en los niños, lo que facilita la caída de éstos. Un exceso de golosinas puede generar resistencia a la insulina y a largo plazo favorecer la aparición de diabetes.

Ejemplo: una bolsita de caramelos de goma de 100 gramos aporta 360 kcal.

Además de todas estas calorías que aportan, las “chuches” aportan gran cantidad de grasas saturadas, sal, colorantes, saborizantes y aditivos, que pueden traer consigo problemas gástricos como acidez o anemia.

Por lo tanto, las “chucherías” no deberán ofrecerse a los niños  como premio, recompensa o regalo ya que, además de…

Ver la entrada original 63 palabras más