Etiquetas

, , , , ,

Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) han puesto en relieve la importante función que desempeña las células glíales –encargadas de conformar la mayoría de las células del cerebro–, en particular los astrocitos, en el control hipotalámico del metabolismo sistémico y, por tanto, en la patología de la obesidad.

Obeso, Obesidad, Gordo

Foto: XORNALCERTO/FLICKR

Han demostrado a través de una reciente investigación, publicada en el ‘Journal of Clinical Investigation‘, que la leptina, una importante hormona metabólica, es capaz de mediar algunos de sus efectos anorexígenos (inhibidores del apetito) directamente a través de la modulación de los astrocitos hipotalámicos; además, los resultados demuestran que proteínas específicas de la glía se modifican en el ayuno o en la sobrenutrición.

En el estudio, en el que han participado científicos del CIBERobn, del grupo que dirige desde el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid el doctor Jesús Argente, y que ha sido codirigido por la doctora Chowen, se observa que la función de las neuronas puede estar modificada por efectos hormonales sobre estas células gliales, y que la cantidad de glucosa que alcanza las neuronas puede también ser controlada por los efectos de la leptina sobre los astrocitos.

Por último, el trabajo demuestra que las células de la glía, y no sólo las neuronas, pueden modificarse por estas alteraciones nutricionales precoces, cambiando el número de astrocitos, su morfología y la cobertura neuronal por la glía que podría potencialmente explicar los cambios en la sensibilidad a la glucosa de poblaciones específicas de neuronas hipotalámicas.

En consecuencia, señalan, “este hecho permite afirmar que la glía hipotalámica desempeña una función relevante en el control metabólico normal y en la patología de la obesidad”.

Fuente: Europapress

Imagen: XORNALCERTO/FLICKR