Etiquetas

, , , ,

Tiras ReactivasLa Sociedad Española de Diabetes (SED), la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP) consideran que el control de la diabetes y la adherencia al tratamiento empeoran cuando se limita el suministro de las tiras reactivas.

Madrid, 21 de febrero de 2013

En relación al uso de las tiras reactivas y los correspondientes aparatos que miden los niveles de glucosa capilar (glucómetros) en las personas con diabetes mellitus, las sociedades científicas SED, SEEN y SEEP quieren expresar:

• Estas tiras reactivas son herramientas imprescindibles para un buen control de la diabetes. Se ha demostrado que el buen control reduce el número de complicaciones agudas y crónicas, así como los ingresos hospitalarios y, por lo tanto, el gasto por estos procesos en el Sistema Nacional de Salud.

• Debe contemplarse la educación terapéutica dentro de la atención integral de la persona con diabetes que le ayudará a afrontar mejor su enfermedad, facilitará su autonomía y mejorará su futuro. La persona con diabetes deberá adquirir unas habilidades entre las que se incluye la medición de su glucemia capilar, utilizando las tiras reactivas, que le permitirá detectar de forma temprana alteraciones en su control y modificar su tratamiento.

• En los últimos años, tiras y glucómetros han evolucionado de forma diversa, existiendo hoy en día en el mercado medidores que se acoplan a los diferentes perfiles de las personas con diabetes: niños y jóvenes, mayores, personas con sistemas de infusión continua de insulina, personas con discapacidad visual, etc.

• La limitación del número de tiras reactivas y glucómetros en los concursos de las diferentes Comunidades Autónomas, a nivel individual o según compra centralizada, corre el riesgo de dejar fuera alguno de los perfiles de pacientes. En estos casos, el acceso al procedimiento más adecuado a su situación clínica será, lógicamente, mucho más difícil.

• Por otra parte, las tiras reactivas y glucómetros seleccionados en un concurso pueden ser diferentes a los elegidos en concursos posteriores. Esto supondría una inversión obligada en glucómetros para las nuevas tiras reactivas seleccionadas. Esta inversión, sin duda, repercute en el precio de la tira reactiva, que se incrementará con el coste del tiempo que el profesional sanitario tiene que dedicar a la enseñanza del nuevo sistema. Además, se debe considerar que este cambio supondría un esfuerzo individual del paciente que podría repercutir en la adherencia al tratamiento.

• Además, se podría vulnerar el principio de equidad en el tratamiento cuando la decisión de las distintas administraciones (en la elección del número y tipo de tiras reactivas y glucómetros) no sea coincidente.

• No debemos olvidar que una restricción importante en el número de tiras reactivas/glucómetros puede repercutir negativamente en la innovación tecnológica.

• Por todo ello, creemos que se deben aceptar todas las tiras reactivas y sus medidores, una vez contrastada su calidad, para cubrir todos los perfiles de los pacientes, aún cuando el criterio económico es importante.

• La aplicación de protocolos de monitorización de glucemia en sangre capilar, adaptados a cada paciente, permitirá adecuar este procedimiento a sus necesidades y evitará un gasto excesivo de tiras reactivas.

• Confiamos en que las distintas administraciones tendrán en cuenta estas consideraciones y reiteramos nuestra oferta de colaboración.

Fuente: SED